Tokio 2020, secuelas de la suspensión

24 marzo 2020 | Deportes

Tras una inversión de 26.000 millones de dólares, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, previstos a iniciar en julio de este año, fueron aplazados para el 2021 debido a la propagación de la pandemia del Covid-19.

La decisión que se mantuvo en disyuntiva durante el primer trimestre del año, y que fue formalmente asumida este martes, deja pérdida económica y una búsqueda de resolución de aristas no solo para la organización sino también para Japón, el país anfitrión.

Seguro

El Comité Olímpico Internacional (COI) antes de la emergencia mundial desatada por el coronavirus, se había asegurado en caso de una cancelación por si “la seguridad de los participantes se vería amenaza o ante un terremoto o atentados”.

La cantidad para ello al producirse la cancelación del juego (como está sucediendo) es de casi cinco mil millones de dólares, correspondientes esencialmente a los derechos de televisión, los patrocinadores y la venta de entradas; un dinero que sirve luego para la financiación de los Comités Olímpicos nacionales, las Federaciones Internacionales de los deportes olímpicos y el propio COI.   COI perderá 4.500 millones de euros en derechos de TV.

Al cancelar el evento, los seguros no podrán cubrir el conjunto de pérdidas, puesto que el máximo que se puede asegurar en estas circunstancias son de 1.300 millones de dólares, quizás 1.500 millones, explica Patrick Vajda, experto en riesgos y seguros del deporte en la firma francesa Siaci Saint Honoré.

Alojamiento

Los bloques de pisos que conforman la Villa Olímpica, donde se alojarían los más de 11.000 atletas, fueron construidos por un consorcio público-privado del que forma parte el gobierno Tokio y salieron a la venta el año pasado para su uso particular tras el desenlace de los JJ.OO.

Por lo que, cerca de mil de las 5.000 viviendas ya han sido vendidas en una primera fase, según gestores inmobiliarios, que han decidido posponer la venta de una nueva tanda de hogares.

El aplazamiento de los juegos, tomará una retención de los trabajaos de renovación previstos en estos inmuebles y supondrían incumplir las fechas de entrega fijadas para sus nuevos propietarios.

Japón

Japón invirtió 12.600 millones de euros en infraestructura a los que hay que sumar los 74.000 millones que perderá el sector turístico porque los visitantes finalmente no arribarán al país con el impacto del coronavirus.

Dentro de este orden de ideas, según la firma de inversión SMBC Nikko Securities, el Producto Interno (PIB) se reducirá en 1,4% interanual por dicha suspensión. Un porcentaje que representa unos 65.592 millones de euros, provocando un descenso de la facturación de 24,4% interanual en el mundo empresarial.

En riesgo no sólo están los cientos de contratos firmados para la explotación comercial del evento, sino también el coste económico que puede tener este cambio para un país que tenía, en esta cita deportiva mundial, una de las palancas para acelerar la economía.

Cabe acotar que, la negociación no fue sencilla para poder concluir un aplazamiento a Tokio 2020, puesto que se debe tomar en cuenta que quienes han financiado el proyecto supone 95% de su realización, entre estos se cuenta con: autoridades japonesas, las federaciones y los atletas, imprescindibles para el evento; patrocinadores y televisiones.

Tokio 2020 había batido los récords de ingresos por patrocinio local, con más de 3.300 millones de dólares.

Disponibilidad de espacios

“Varias sedes críticas necesarias para los Juegos podrían no estar disponibles”, admitió el COI.

El retraso de los Juegos Olímpicos convierte en disyuntiva las instalaciones como el Estadio Olímpico o la Villa de los atletas, construidas para su uso exclusivo durante las fechas. Ahora, para utilizar esas áreas deportivas, más allá del próximo verano, suponen un quebradero adicional para los organizadores junto al impacto económico y problemas de logísticas.

Pero… ¿Anteriormente se han suspendido los Juegos Olímpicos por una razón parecida al Covid-19?

A lo largo de su historia estos juegos no habían suspendidos por alguna enfermedad o pandemia, porque ni los boicots (Moscú 1980 y Los Ángeles 1984), ni el SARS (Atenas 2004) ni el virus del Zika (Río 2016) lo causaron.

Las ediciones que tuvieron que postergarse fueron por motivo exclusivamente de guerra.

Juegos Olímpicos de Verano

                1916 – I Guerra Mundial

                1940 y 1944 – II Guerra Mundial

Juegos Olímpicos de Invierno

                1940 – 1944 – II Guerra Mundial

Una posibilidad de que esto no ocurriera era mantener el evento a puerta cerrada, sin público. Esta resolución habría significado la devolución del importe de 4,5 millones de entradas ya vendidas.

Pero con la decisión final, no solo el Comité se verá afectado sino el país tendrá que buscar las medidas de cumplir con las acciones que tenía previstas al culminar Tokio 2020.  (Venepress)

NOTICIAS RELACIONADAS

Publicidad

Negocios en Florida

Buscar Noticias de Interés

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Calendario de Noticias

junio 2020
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Publicidad

Blue Label Pools

Pin It on Pinterest