Leopoldo López se confesó: No me arrepiento de haberme entregado

10 febrero 2017 | Política, Todas las del inicio

El líder opositor y preso político desde el pasado 18 de febrero de 2014 ofreció una entrevista exclusiva al diario La Razón de España desde la cárcel de Ramo Verde, donde aseguró que “no se arrepiente” de haberse entregado al gobierno de Nicolás Maduro, debido a que considera que la experiencia lo ha fortalecido como líder político en medio de la crisis que atraviesa Venezuela. 

“Yo estoy preso por decisión de la dictadura. De Nicolás Maduro y sus cómplices, quienes no menos de veinte veces desde el año 2013 me amenazó por cadena nacional con meterme preso. Ante la orden de captura tenía tres opciones: irme del país, que nunca consideré; irme a la clandestinidad, que hubiese limitado aún más la posibilidad de expresarme y me hubiese expuesto al asesinato ejecutado por el propio régimen o sus grupos armados; o presentarme voluntariamente ante una Justicia injusta. Opté por la tercera opción. Frente a los atropellos y las violaciones a los derechos se reacciona. Ahora bien, me pregunta si me arrepiento de haberme entregado y sometido a un juicio sin garantías: no. He conseguido ejemplos inspiradores en acciones de líderes como Martin Luther King y Ghandi, que se enfrentaron a una Justicia injusta de sus países desafiando el sistema, para precisamente desnudarlo más ante los ojos de sus compatriotas y del mundo. Presentarme a una Justicia injusta representó una nueva oportunidad de enfrentar la mentira, el abuso de poder y la necesidad de cambiar de raíz el sistema”, dijo al diario.

(…) “Ese día les expliqué a los venezolanos en la Plaza José Martí que esta lucha era por nuestros jóvenes, por los estudiantes, por los que han sido reprimidos, por los que están encarcelados, por todo el pueblo de Venezuela que ya estaba sufriendo y que hoy ese sufrimiento es casi insoportable. No sabía cuánto nos llevaría esta lucha, meses, años, pero que si no la iniciábamos, ese cambio no llegaría jamás”, agregó.

Aprovechó su acercamiento con el medio de comunicación para fijar posición no solo con respecto a la mesa de diálogo que en su momento realizaron Gobierno Nacional y Mesa de la Unidad Democrática; sino también para referirse al balance de lo que ha logrado la Asamblea Nacional desde el triunfo del pasado 6 de diciembre de 2015.

“Desde mi perspectiva, nuestro peor adversario no es Maduro ni la élite corrupta que lo acompaña, sino la desesperanza y el pesimismo. Por eso no podemos perder la moral, ni dejar de creer en nuestras convicciones. Una vez ganado en el terreno del espíritu, es necesario una estrategia. Nos guste o no, entramos en una fase distinta, una fase de resistencia. Nuestra actitud ante esta dictadura violadora de los derechos humanos tiene que ser de permanente irreverencia y desafío. La desesperanza vendrá si, dadas las circunstancias que vivimos, asumimos una timidez paralizante que impida que la oposición en su conjunto sea una opción creíble de cambio. 

También respondió a preguntas como: 

El deterioro de Venezuela se ha acelerado en estos últimos años, ¿cómo recibe las noticias sobre la crisis humanitaria y de desabastecimiento de productos básicos que afectan a todos los venezolanos?

La población está sufriendo en colas, está sufriendo escasez. Los jóvenes no tienen empleo, no tienen futuro por culpa de un modelo equivocado, por un modelo importado de otros países, que no se parece al bravo pueblo de Venezuela. Nos encontramos en una lucha por cambiar no sólo al Gobierno más ineficaz y corrupto de nuestra historia, sino también a un Gobierno que degeneró en un sistema antidemocrático, en una dictadura. De manera que esta lucha se convirtió en una lucha por recuperar nuestras libertades y nuestra democracia y hasta alcanzar ese objetivo continuará. No puede ser de otra forma. O nos sometemos o luchamos por nuestra libertad. Y nosotros vamos a resistir, vamos a seguir luchando y vamos a triunfar. No tengo dudas de eso. Así es la historia de los pueblos frente a la opresión. Insisto, esta lucha no es una lucha dentro de un marco democrático, es una lucha frente a una dictadura y, por tanto, de resistencia democrática. Consciente de esto, me he preparado en cuerpo, alma y mente para afrontarla el tiempo que sea necesario.

¿Ha quedado debilitada la oposición tras la división exhibida con la operación de diálogo de Maduro?

En el mismo momento de plantearse ese «diálogo» Voluntad Popular fijó una posición muy clara y firme, y fue la de no acudir. Lo hicimos en primer lugar por principios, y en segundo lugar, para ser consecuentes con una estrategia de lucha y con la coherencia para ejecutarla. Yo creo profundamente en la negociación y el diálogo y siempre lo he sostenido, pero ellos deben darse con base en principios.

¿Faltó una respuesta-frente común?

Ese diálogo estuvo planteado bajo condiciones inaceptables. En un ámbito de mayor represión (hoy hay más presos políticos) y después de arrebatarle al pueblo el derecho constitucional al voto mediante el secuestro del referéndum revocatorio. Pero además, es claro que ese «diálogo» fue totalmente ineficaz. ¿Qué se logro? Todos los venezolanos ven la forma desequilibrada e inconstitucional en la que sigue desempeñándose el sistema.

¿Aprovecha el chavismo la heterogeneidad de la MUD para dividirlos?

– Es muy importante diferenciar a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y mucho más a la Unidad de la actuación individual de cualquier organización política. Cada organización política es responsable ante sus seguidores, ante la Unidad y ante la historia de explicar el por qué participan o no en tal o cual iniciativa. ¿Aciertos?, ¿errores? Todos los tenemos y cada organización es responsable de los suyos.

¿El Gobierno está ahora más fortalecido tras el diálogo?

Yo estoy convencido que es por la acumulación de esos errores y esos aciertos que la alternativa democrática se fortalece cada día más y cada día nos acompañarán más y más venezolanos que queremos un cambio.

Los venezolanos han mostrado una enorme capacidad de asimilar las calamidades. ¿Cuánto tiempo puede resistir al desabastecimiento sin un estallido social?

No lo sabemos y allí radica una de las mayores gravedades de esta situación. Debemos hacer hasta lo imposible por conquistar un cambio antes de que haya un estallido social que lamentaremos los venezolanos en especial los más humildes. Pero un colapso del país también tendría consecuencias en el exterior. No podemos dejar de liderar el cambio y esperar la posibilidad lamentable de que explote una situación que nadie quiere por las condiciones económicas y sociales en la que está el país creyendo que eso beneficia a algún sector político. El liderazgo debe ofrecer una salida y no la simple espera. Por supuesto que tiene un sentido de urgencia, pero ¿es que la situación del país, de destrucción de país y del sufrimiento de nuestro pueblo? Venezuela se cae a pedazos ante nuestros ojos. ¿Cómo le vamos a decir a las miles de madres que le han matado a un hijo producto de la violencia que reina en Venezuela, que debemos esperar hasta el año 2019 para salir de este Gobierno, cómo le vamos a decir a los venezolanos que hacen colas todos los días que hay que esperar a que la crisis económica empeore para que se den los cambios que merecemos como venezolanos? Como ya he dicho, ante las injusticias, los atropellos y las violaciones a los derechos se reacciona. A las injusticias se les combate. A las injusticias se les planta cara con decisión, sin miramientos, ni recelos, ni cálculos.

NOTICIAS RELACIONADAS

Publicidad

Negocios en Florida

Buscar Noticias de Interés

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Calendario de Noticias

octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Publicidad

Blue Label Pools

Pin It on Pinterest