Hospital de Guaiparo muestra realidad mortal de la salud venezolana

21 enero 2020 | Regionales, Todas las del inicio

C.N.P./8.641.- La difteria y el sarampión fueron enfermedades erradicadas en nuestro país hace muchos años, pero nuevamente reemergieron sobre todo en Ciudad Guayana, junto a otras como malaria, dengue y paludismo, luego que por irresponsabilidad del gobierno, se perdiera todo control sanitario; pero ahora el señor Maduro, este pasado 8 de enero, con total desacierto anunció recuperar el obsoleto sistema de salud mediante la estrategia de usar el petro como moneda para comprar insumos, la realidad será, para poner a pasar necesidades y penurías a los mas vulnerables, a los niños enfermos que aquí acuden a diario, pues lo anunciado, sólo busca que los ciudadanos pierdan mas su confianza hacia el sistema y mientras,  crece mucho mas, el temor a perder la vida en estos centros.” aseguró la médico pediatra Patricia Puga, ex miembro del hospital doctor Raul Leoni de Guaiparo ubicado en el municipio Caroní del estado Bolívar.

 “Cómo se puede recuperar un sistema de salud adolecido de aportes para su sustento, si se pretenden comprar insumos con una criptomoneda que no existe; el señor Maduro ha sido muy mal asesorado y anuncia con bombos y platillos otra estafa y una gran mentira, pues este sistema de salud lleva mas de 20 años totalmente abandonado y golpeado desde el año 2016 donde ya resultó ser altamente insostenible; por lo que el peligro de muerte es inminente en los ciudadanos que acuden por padecimientos de estas graves enfermedades que regresan gracias a los errores gubernamentales y ello es inaudito, esto es la gota que derramó mi paciencia,” acotó quien ha sido una batalladora en el municipio Caroní contra las necesidades de salud de los ciudadanos.

Por donde se le mire -agregó- “todo el sistema se salud en el país está colapsado, sobremenera, en el estado Bolívar. El regreso de esas cinco enfermedades, la falta de tratamientos adecuados, la manipulación política que hace el gobierno, convierten en estadística y victimas mortales a todo aquel que acuda a buscar salud, pues estas enfermedades ya son epidémicas y remergentes al punto que están siendo llevadas a otros estados y países circunvecinos con eso de la diaspora, algo que ninguna tarjeta y ni siquiera el petro va a resolver, y más bien, los ciudadanos, el pueblo, sigue recibiendo mentiras tras mentiras.” indicó la doctora Puga.

“Me cansé de callar y ver el padecimiento que destruye la vida de cada infante que viene al hospital de niños Menca de Leoní donde luego, solo los vemos morír. Me cansé que este gobierno nos utilice políticamente para aparentar una banal normalidad sobre un servicio de salud, que no existe. Me cansé de la impotencia que da ver a niños infectados con enfermedades que ya estaban erradicadas por completo del país y los médicos poco o nada podemos hacer ante esa manipulación. En el hospital Guaiparo, como en el resto de hospitales de todo el país, hay una nefasta gestión cuya responsabilidad recaen en los directores de centros, quienes constantemente exigen silencio a los mèdicos para no perder las prebendas que les da el gobierno, y mientras, los responsables directos siguen ocultando a los  venezolanos todo lo que pasa diariamente en cada uno de nuestros hospitales venezolanos, explicó.

 

“Existe una vigilancia diaria por parte del gobierno nacional contra todos los médicos para que no denunciemos esta cruda realidad, sobre todo, lo que sucede en este hospital Guaiparo cuyas áreas de atención cubren a casi todo el estado Bolívar y atiende de forma directa a una población que sobrepasa ya el millón de personas, si sumamos a ciudadanos que vienen de Delta Amacuro, sur de Anzoategui y sur de Monagas.”

“Sin embargo, los médicos no nos callamos. Es más, elevamos denuncias sustentadas ante los entes sanitarios nacionales que es el deber ser. Misma acción realizan el personal de enfermeras, y aún así, exponiendo nuestras vidas no pasa nada. En servicios de observación pediatríca, existen pacientes, niños hacinados, debido al reducido espacio confinado donde se labora desde octubre 2018, el 3er piso del hospital Guaiparo, acotó: un cuarto en la sala de medicina interna, pues las autoridades hospitalarias, procedieron al definitivo cierre del pediátrico Menca de Leoni, en abril del 2018, hace ya un año y 8 meses.” Para el año 2020, mes de enero, “aún no existe la capacidad mínima para atender a tantos menores de edad que llegan con distintos grados de desnutrición severa,” aseguró.

Puga, una médico apreciada por quienes van en busqueda de soluciones a su salud, algo que la hace útil, gracias a su entrega, responsabilidad y defensa debido a su juramento hipocrático tras egresar de la Universidad Lisandro Alvarado como cirujano general y como pediatra – puericultor egresada del Hospital Raúl Leoni, en Guaiparo.

 “El gremio médico del hospital viene siendo acechado a diario por civiles progobierno armados miembros de los denominados colectivos,” denunció. Esto es debido a que varios médicos nos hemos atrevido a señalar fallas institucionales con la ayuda de algunos periodistas. (Incluso,) desde el pasado 30 de Abril 2019, ya han sido detenidos 11 médicos y una bioanalista en todo el país, por haber participado y exigir lo correcto en sendas protestas contra el gobierno. Pero que exigimos: dotaciones mínimas, medicinas, fórmulas, materiales entre otros requerimientos urgentes para prestar así, el servicio mínimo requerido como lo ordena el estamento en esta materia de salud. Pero, las autoridades hicieron caso omiso lo que demuestra el atentando contra el derecho a la salud y a la libertad de todos los venezolanos.” “Hace poco tiempo, a una médico le intentaron despojar de sus pertenencias, le amenazaron su vida y la golpearon,” acotó la doctora Puga, familia directa del único estudiante asesinado en el estado Bolívar cuando las revueltas juveniles contra el gobierno en Ciudad Bolívar.

 El hospital Guaiparo pertenece al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), en el la galena Puga ha trabajado durante 13 años: 4 como médico residente y 9 como médico adjunto a pediatría. “Aquí se atiende el 80% de la población infantil de Ciudad Guayana pero en estos últimos 5 años, se ha agravado su funcionamiento progresivamente, hasta ver cerrada y abandonado totalmente el pediátrico, debido al colapso en su infraestructura”.

No hay control médico ni epidemiológico ya que estas oficinas locales no cumplen su rol más allá de ser un instrumento político, no poseen ningún insumo y más bien, se exportan casos de infección hacia países vecino siendo esta una cruda realidad y altamente grave.“El gobierno viola nuestro derecho a estar informados de los controles que realizan desde el año 2014, cuando se dejó de emitir boletines epidemiológicos desde el Ministerio del Poder Popular para la Salud,” asegura. Aunque el pasado 09 de mayo del 2017, “de manera sorprendente, el Ministerio de Salud, publicó un boletín cuyos indicadores como mortalidad materna e infantil aumentaron drásticamente en comparación con los indicadores del año 2014.” Y debido a ello, el señor Maduro en menos de 72 despidió a la ministra de Salud de ese entonces, la Dra. Mariela Caporales, alegando: “una publicación de indicadores y estadísticas que no se corresponden” y desde entonces no se publica ningún registro.

Muerte anunciada

 A pesar de esta triste realidad, Puga aseveró, “de mutus propio hemos podido accesar a cifras serias sobre flagelos e indicadores de salud: “pero solo se convierten en estadísticas que no son percibidas ni entendida por la población en general y eso, por parte del gobierno lleva como fin, el de mantener la manipulación informativa.” No ha sido tarea fácil explicar a las comunidades lo que está sucediendo en el sector salud, debido al juego de información que mantienen sobre esta delicada materia y precisamente, este juego, busca que los ciudadanos echen culpa del grave problema al médico tratante sobremanera, si los cuadros clínicos de sus familiares se agravan al punto que han llegado incluso a agredir a varios mèdicos de forma directa, nos expresó.

La infraestructura hospitalaria del pediátrico Menca de Leoni, representa un anexo del hospital Guaiparo. Esta infraestructura, otrora modelo a seguir, se encuentra hoy a merced de los delincuentes, quienes han robado todas sus puertas, ventanas, inodoros; han roto vidrios de puertas, “convirtiéndolo en un verdadero desastre y caos,” según indica Puga. Incluso, este medio intentó ingresar a tomar algunas gráficas y contactar a las autoridad del centro, pero no hubo respuesta ni autorización alguna por parte de sus representantes, por lo que un grupo de milicianos apostados en las puertas de entrada nos bloquearon el paso literalmente.

Puga, indicó; “los periodistas que han acudido en otras oportunidades les han negado la posibilidad de entrar y constatar gráficamente lo que allí ocurre, pero hemos apelado al anonimato en varias oportunidades y así, corriendo el riesgo mayor, hemos dado a conocer algunos hechos; algo que hemos hecho en varias oportunidades debido a nuestra convicción y vocación de ayudar. Pero, fue el pasado 8 de Abril 2019, nos cuenta,  “cuando el cierre del pediátrico cumplió un año, un periodista de televisión intentó documentar este hecho contando con nuesto apoyo, pero nuestra sorpresa fue, nos interceptaron los colectivos armados y fue llevado hasta las oficinas de la dirección del hospital. Una vez allì, intentaron despojarlo del celular para borrar toda evidencia gráfica. A la vez que la directiva de entonces, amenazó a uno de los médicos sorprendidos y le amenazaron  con llevar el caso a instancias judiciales “por considerarlo una falta grave.”

Con respecto al deterioro de la salud en el municipio desde hace más de 10 años, Puga asintió, “ha sido progresivo y expansivo;” y que en la voz del Presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Dr. Huniades Urbina: “nuestro sistema de salud descendió a niveles de los años 1940, por lo que ejercer la profesión de médico en Venezuela es cada día más engorroso y difícil, no solo porque no cuentas con insumos (medicinas básicas, catéteres, suministros quirúrgicos, vacunas, formulas  infantiles, alimentos) sino, por el deterioro creciente en las infraestructuras y en los equipos médicos, que aunado al amedrentamiento social llevado a cabo por colectivos y milicianos progobierno, traen como consecuencias, resultados nefastos.”

¿Qué siente al denunciar directamente y de forma elocuente, ayudará en algo?

 “Me siento comprometida con los ciudadanos y hoy aprovecho esta ventana para denunciar públicamente las condiciones infrahumanas en las que somos sometidos a trabajar los galenos en los hospitales de Venezuela, en especial aquí en Guaiparo – San Félix estado Bolìvar. Llevamos más de 5 años perseguidos por colectivos armados quienes nos vigilan e investigan nuestras pertenencias al entrar o salir, así como nuestras actividades dentro del hospital, pues ante cualquier situación que ellos consideren irregular, inmediatamente, participan a las autoridades hospitalarias y eres despedido, no sin antes haber sido denunciado ante la justicia. “Pero ya está bueno. Los guayaneses o hasta donde llegue esta denuncia, deben saber la verdad. Los médicos no podemos seguir callados y debemos contar con la libertad que nos corresponde para dar la cara por nuestro país, por este servicio. Denunciarlo sin temor alguno,” indicó.

 “La mortalidad por desnutrición severa ha aumentado vertiginosamente con el pasar del tiempo; el agravamiento de la crisis económica aquí en Guaiparo, hizo que para el año 2017, murieran 76 pacientes.  En abril 2018, tras el cierre del pediátrico se cuantificaron 36 muertes, y tan solo en los tres primeros meses del año 2019, el año pasado, se registraron 71 muertes por estas mismas causas.” Aseguró que cada vez más son los casos de desnutrición severa que llegan a la institución con sus correspondientes comorbilidades infecciosas que sin los medicamentos, se convierten en una sentencia a muerte para la población más vulnerable. “Incluso, el 50% de los pacientes atendidos poseen algún grado de desnutrición y un 15%, presentan desnutrición severa,” indicó tajante.

Agregó, “algo que es realmente grave es la alteración de datas sobre morbilidad, eliminando todo diagnóstico que afecte estadísticamente al gobierno. La alteración de diagnósticos en los certificados de defunción, sobre todo cuando la causa sea desnutrición, síndrome coqueluchoide o difteria. Estos datos son eliminados o prohibidos plasmarlos en algún documento médico legal por parte de las autoridades hospitalarias.” “Desde octubre del 2018, e​xiste un total hacinamiento que es indescriptible en este hospital, ya que la orden desde dirección médica es que deben ser atendidos los pacientes sin importar condiciones,” agravando las amenaza al personal que allí labora.

Puga: “estas enfermedades fueron erradicadas pero regresan arrasando con la tranquilidad de los niños venezolanos y el gobierno ni se da por enterado. (Foto cortesía)

Refirió que las incubadoras son compartidas por uno o dos pacientes, aumentando así, la mortalidad neonatal y multiplicando las subsecuentes infecciones nosocomiales. Mientras que al fallar la electricidad en la ciudad, dejan de funcionar las baterías de los equipos y no encienden las plantas del centro, convirtiéndo este hecho en un verdadero caos que aunado a los “apagones” nacionales y que aquí en Guayana se sintieron, al menos murieron 5 recién nacidos. Esto fue reportado por algunos médicos de la unidad, que luego fueron citados por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y los hicieron padecer durante 2 meses, hasta se intentó abrir un expediente de investigación por esta causa.

“Aquí no existen los servicios paraclínicos como radiografías, laboratorios para la toma de decisiones y conductas médicas. Mientras que el agua no llega por las tuberías lo cual te impiden hacer un buen ejercicio médico; el personal de enfermería prepara tratamientos y soluciones en lugares inadecuados, y el aseo de los pacientes es casi nulo. Por eso el apoyo de los familiares al paciente es lo único que reciben lo demás está a la buena de Dios,” aseguró Puga, sobre la realidad del nosocomio mas grande del sur oriente del país.

Morgue no existe

 “La morgue del hospital, en la actualidad, está abandonado completamente. No posee ni refrigeración y tampoco mantenimiento de ningún tipo. Los cadáveres explotan unos encima de otros debido a la descomposición y los gases internos. Incluso, hay cadáveres que no han sido reclamados por sus familiares porque no tienen dinero para inhumarlos y los deján allí en total putrefacción, hecho este que ha traído consuetudinarias antros de contaminación para todo el hospital.”

Hay cuadros tan dantescos nos explica Puga, “que muchas veces nos ha tocado trabajar teniendo al lado el cadáver de un niño recién fallecido, ya que no los pueden trasladar hasta la morgue ya que temen sean consumidos por perros callejeros que allí proliferan y conviven sin control alguno. “Pero lo más inhumano, es ver llegar a una madre con su hijo muerto en sus brazos, y por ser esta una muerte extra hospitalaria al no contar con patólogos, no pueden ser admitidos y estas madres deben regresarse con su cadáver en brazos y caminar unos 500 metros hasta la delegación judicial (CICPC) que por ahí queda.

“Tal es el hacinamiento que dos a tres infantes comparten la misma cama pediátrica, retransmitiéndose entre sí, los padecimientos y enfermedades (Foto: Cortesía)

 A pesar de todo el cuadro dantesco explicado en materia de salud, aun hay médicos que trabajan solo por humanismo y vocación, sentenció Puga; pues este caso de Guaiparo se repite en todo el país. Y ya hay médicos que sienten tanto miedo con solo explicar lo que viven cada día; Màs aún contarlo ante un periodista, “pero no se puede seguir prestando un servicio bajo estas condiciones que no se acercan a los estandares mínimos necesarios en el cuidado de salud, y menos, violando flagrante los derechos humanos del médico y de los pacientes, como pretenden seguir haciendo a este gobierno: utilizar para aparentar una falsa normalidad sanitaria. Mi vocación, mi humanidad no me permite seguir callada. Al publicar esta denuncia, Dios sabe que me impulsa mi condición de mujer, madre, médico… cuya profesión juré defender sobre todo, ante la impotencia de ver como se destruye un servicio que debe atender a mas de un millón de personas residentes al sur del estado Bolívar y en las zonas circunvecinas finalizò Puga.

NOTICIAS RELACIONADAS

Publicidad

Negocios en Florida

Buscar Noticias de Interés

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Calendario de Noticias

septiembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Publicidad

Blue Label Pools

Pin It on Pinterest