Desesperanza en Internos de la UDO, casi médicos pero no lo son

29 junio 2020 | Opinión

Dr. Hugo Lezama Hernández

La educación en Venezuela pasa por momentos críticos. Este análisis lo haré como venezolano comprometido con mi país y como médico egresado de la Universidad de oriente (UDO), la casa que vence las sombras, con su slogan: ”del pueblo venimos y hacia el pueblo vamos”, con el cual me siento sincera y profundamente identificado, y orgulloso por la educación recibida de mi alma mater, actualmente agredida por el vandalismo que azota a todo nuestro país, y de donde han surgido y siguen surgiendo profesionales de alta calidad que no tienen nada que envidiarle a los egresados de nuestras otras universidades tradicionales del país ni de otras universidades del mundo, tan es así que muchos de nuestros profesionales son muy tomados en cuenta por su excelente formación y profesionalismo.

Esto debe llenar de orgullo a nuestra población y así lo ha sido, aunque una vez llegada la revolución bolivariana comenzamos a sentir como se despreciaba a nuestros profesionales egresados de nuestras universidades tradicionales, especialmente ese desprecio fue dirigido hacia nuestros médicos y comenzó la promoción política de la medicina cubana, haciéndole ver a la población crédula y fanatizada que ellos, los cubanos, eran mejores que nosotros, siempre he visto esto como traición a la patria. Incluso nos tocó soportar el desprecio de las personas a las que siempre habíamos atendido con cariño y profesionalismo, quienes se creyeron esta falacia, de allí que en su momento tuvimos que etiquetarnos en nuestras batas de médicos, en zona visible, una chapa que rezaba lo siguiente: ”Orgullosos de ser Médicos Venezolanos”. O sea, en ese momento tuvimos que recordarle a la gente de que éramos venezolanos, graduados en nuestras universidades, y que por ende estábamos orgullosos de ser lo que éramos, médicos venezolanos no cubanos.

Fuimos satanizados, catalogados como mercantilistas, como mercenarios de la medicina, que nos aprovechábamos del dolor humano para supuestamente enriquecernos. Nada más lejos de la realidad, pero así se les vendió a la población y así lo compraron. Mientras tanto el que decía que ser rico es malo se llenó los bolsillos él y sus adláteres con el erario nacional, ese erario que nos permitió a los que veníamos del pueblo obtener un título universitario gracias a nuestro esfuerzo, sin que nadie nos lo regalara, por mérito propio. En cambio  este gobierno a través de las misiones, y utilizando una metodología académica no aprobada por las sociedades médicas, en un tiempo relativamente corto, y sin mucho esfuerzo,  gradúan profesionales exprés, lo que llamamos tapa amarilla, y no lo digo con desprecio ni sarcamos, lo digo con tristeza e impotencia de no poder cambiar el rumbo del crimen que se le está haciendo al país al formar profesionales con poca capacidad académica y que al final lo pagamos todos, incluso los que son “beneficiados” por este exabrupto. Y mientras tanto nuestras universidades se están cayendo, verbigracia la UCV, patrimonio de la humanidad (UNESCO), la UDO es víctima del vandalismo, nuestros estudiantes udistas sufren día a día la decidía gubernamental, sin ni siquiera pupitres para sentarse para recibir clases, las salas de clase abarrotadas de estudiantes, donde el embotellamiento académico es la norma, y graduarse de médico en 8 a 10 años es el deber cumplido. Mientras tanto el gobierno graduando médicos en cantidades importantes, creyendo que cantidad es lo mismo que calidad. Una parte cumple con las normas establecidas para formar un médico a carta cabal(la UDO) y la otra parte lo que le interesa son los números (el gobierno), con el pensamiento fijo de qué cantidad mata calidad, no les importa la preparación de ese medico mucho menos el pueblo al que va  a atender.-

Nuestros profesionales mejores formados y capacitados se nos están yendo del país y no se hace nada para detener este desangre de profesionales (fuga de cerebros), que le costó al país formar con dinero de todos los venezolanos, otrora un país rico, tanto de recursos naturales, bienes materiales y de recurso humano. Nuestro país tiene un potencial de riquezas incalculables, que están en espera de que reiniciemos su explotación para recuperarla y salir de la presente crisis, la cual la ha agravado la situación de Pandemia por el Coronavirus.

Este preámbulo lo hago para tocar un tema que como médico y gremialista comprometido por mi país me preocupa, y es con respecto a la formación y graduación de nuestros internos de pregrado de medicina y que están tan cerca de obtener un título universitario de médicos y ejercer nuestra noble profesión como debe ser, tanta falta que hacen médicos en nuestros Hospitales y resto de la red ambulatoria de salud, muchos con media pasantía por cumplir y que no pueden acudir a las mismas para finalizarla, por la amenaza que representa el Covid 19.

Las universidades y en especial la UDO, deben hacer un análisis que favorezca a estos casi médicos y no truncarles esas ganas que tienen estos jóvenes de colaborar a través de su fuerza de trabajo y formación en este momento crítico de nuestro país. La situación que vivimos actualmente así lo exige, en momentos de guerra así se hace, y lo que estamos viviendo actualmente no son precisamente momentos de paz, y así nos lo han hecho ver los personeros del gobierno, cuando hablan de paz y convivencia con un fusil terciado en el pecho, o cuando nos habla un gobernador de Estado vestido con traje de campaña militar y custodiado también por militares en una sala donde está un paciente con Covid 19, sin percatarse que esas son salas donde deben cumplirse normas de asepsia y antisepsia y deben penetrar las personas vestidos con trajes especiales. Sus asesores parecen que tienen miedo de decirle que no es Superman sino un ser humano como todos nosotros. El problema grave que estamos enfrentando con el enemigo que ya no es tan invisible, y que no se afronta por decreto, Dios no juega a los dados con el Universo, por lo tanto no debemos tentar nuestra suerte. Es necesario echar mano a todos los recursos validos que tengamos a mano, y esto pasa por procurarnos una pléyade de profesionales bien preparados, que si los hay, y adecuar todas las estructuras e infraestructuras que nos permitan enfrentar esta situación que se nos avecina. Hago un llamado a que reflexionemos, analicemos y busquemos salidas que nos favorezcan a todos.

El llamado es para el Gobernador del Estado, quien debe gerenciar mejor esta situación de crisis de salud, apertrechando y fortaleciendo todos los recursos que tengamos a mano y buscar un mejor asesoramiento y a las autoridades de la Universidad de Oriente, Escuela de Medicina, para que busque los caminos que conduzcan a que esta fuerza joven que representan los internos de pregrado de medicina, sean reconocidos como médicos y que una vez terminada o aminorada la emergencia cumplan con sus requisitos académicos pendientes, como lo mandan los estatutos de la universidad y las leyes de la Republica.-

Espero que este análisis produzca una respuesta positiva en las autoridades a quien va dirigido y que sea del conocimiento público, como debe ser en un país democrático y donde la libertad de expresión debe ser la norma. Soy un ciudadano más, preocupado por mi país y con derecho a expresarme y por supuesto, sin ánimo de ofender a nadie ni de buscarme enemigos gratuitos.

Dr. Hugo Lezama Hernández. Medico Puericultor y Pediatra.

NOTICIAS RELACIONADAS

Publicidad

Negocios en Florida

Buscar Noticias de Interés

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Calendario de Noticias

julio 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Publicidad

Blue Label Pools

Pin It on Pinterest