Crear Dinero de la Nada Jacinto Marín

22 noviembre 2022 | Economía, Opinión

Inflación es un concepto que tiene cada vez mayor actualización en el debate
económico, convirtiéndose así en el eje central de controversia del pensamiento
económico desde comienzo de la década de los 80 cuando Milton Friedman lo
acuñó como efecto derivado de la liquidez monetaria, haciendo irrelevante la
percepción de ser una simple subida de precios. La creencia de que la inflación es
simplemente aumento de los precios de bienes y servicios es un error o una
equivocación. La inflación no es aumento de precios; la inflación es
inequívocamente el aumento de la oferta monetaria.
No obstante la centralidad en el debate, la inflación es un tema de aprendizaje
necesario en razón de su relativa novedad y sobre todo porque nos afecta de
manera negativa a todos, pero con más fuerza a los que menos tienen. Además, la
atención creciente que le dediquemos nos permite conocer algunas ideas que no
están suficientemente aclaradas y que por tal razón crean confusión, más aún
cuando somos los humanos, sin distingo de ninguna naturaleza, los que pagamos
directamente el costo de la inflación, dado que somos consumidores o
proveedores de los bienes y servicios que utilizamos. La inflación obedece a un
régimen político, pero sus consecuencias tienen profundos efectos sociales y
morales, además de los de orden económico.
Nos afecta e interesa porque la inflación es causa de muchos daños y sobre todo
del empobrecimiento económico, y muy particularmente cuando esa pobreza
deviene de un intercambio de ‘’nada por algo’’, en cuya relación las decisiones se
toman al margen del libre mercado, sin la debida participación de la ciudadanía y
reservando por vía de ley la capacidad decisoria al gobierno y al banco central de
cada país. Joe Biden y Jerome Powell en Estados Unidos deciden por 332
millones de estadounidenses todo lo pertinente a la inflación, tanto de sus causas
como sus efectos y lo mismo ocurre en la mayoría de los países. De modo que la
inflación tiene su génesis en las decisiones que adoptan las autoridades
gubernamentales.
Ya lo dijo el gran Ludwig von Mises: ‘’Para evitar que se les culpe de las nefastas
consecuencias de la inflación, el gobierno y sus secuaces recurren a un truco
semántico: intentan cambiar el significado de los términos. Llaman «inflación» a

la consecuencia inevitable de la inflación, es decir, al aumento de precios. Se
empeñan en relegar al olvido el hecho de que esta subida se produce por un
aumento de la cantidad de dinero y de sustitutos del dinero. Nunca mencionan
este aumento. Hacen recaer la responsabilidad del aumento del coste de la vida
en las empresas’’.
El ‘’nada por algo’’ se explica brevemente en la correlación habida entre la oferta
monetaria y los precios de los bienes y servicios y más concretamente en la
creación de demasiado dinero para perseguir muy pocos bienes. El origen de la
inflación está en el afán de las autoridades para controlar de manera egoísta el
crecimiento de la economía. En tiempos de expansión crean planes para
incentivar la producción y el consumo en una equilibrada relación de oferta y
demanda, pero muchas veces el equilibrio no se logra y ocurre por consecuencia
que la oferta es menor frente a la demanda y entonces surge el aumento de los
precios, para lo cual las autoridades cambian su política tratando de compensar el
diferencial que ha surgido. El nuevo propósito no tan solo es posible, es mucho
más fácil y se reduce a poner en funcionamiento la máquina de hacer dinero, es
decir crear dinero sin respaldo alguno en la producción, es la creación de algo
partiendo de nada.
El dinero creado tan fácilmente es la base del gasto público, el cual se manifiesta a
través de compras intensivas de bienes y servicios, adquisición de nuevas deudas
y la creación de bonos y subsidios para las personas con menos poder adquisitivo.
Se crea así la situación en la cual hay demasiado dinero en procura de los mismos
productos y eso termina siendo inflación. De modo que la causa original del
inflacionismo está en el exceso de dinero y no en el alza de los precios.
Entre oferta y demanda el equilibro lo da el precio de los bienes y servicios, pero
esto ocurre cuando la decisión respecto al precio es un acuerdo entre los agentes
del mercado y no por imposición de las autoridades.
Durante la pandemia de la Codvi-19 (años 2020-2021) los gobiernos y bancos
centrales expandieron sus programas de ayudas y estímulos a personas e
instituciones para evitar una mayor caída de la demanda, mientras que la
producción (oferta) se contrajo considerablemente, lo cual se traduce en que
hubo más dinero para gastar y menos bienes para comprar y ahora en el 2022 las
autoridades se han visto forzadas a aplicar una política contraria: restringir el

gasto, por un lado y por el otro, aumentar las tasas de interés, lo cual restringe la
producción debido al encarecimiento de los préstamos bancarios. Esta es una
irrefutable evidencia de como la oferta monetaria ha sido la causa de la inflación
que ahora mantiene en jaque a media humanidad.
Las experiencias, buenas o malas, son oportunidades para seguir aprendiendo y
en economía con más razón.

NOTICIAS RELACIONADAS

Publicidad

Negocios en Florida

Buscar Noticias de Interés

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Calendario de Noticias

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Publicidad

Blue Label Pools

Pin It on Pinterest