El ajustado triunfo de Inácio Lula da Silva frente a Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de Brasil termina de configurar un nuevo mapa político latinoamericano, uno muy diferente del de antes de la pandemia.