La posibilidad de que las tasas de interés tan altas afecten los rendimientos empresariales y que el aumento de combustibles que se viene para el país, de por lo menos 600 pesos hasta diciembre, dispare aún más la ya elevada inflación, son algunos de los nubarrones que se asoman en el futuro cercano para Colombia.