La crisis de combustible en Venezuela se agudizó en medio de la pandemia por el COVID-19 a niveles históricos y nunca antes vistos en el país petrolero. Analistas coinciden que la  situación es «mucho más grave» que en el año 2002-2003 cuando PDVSA paralizó sus operaciones en el recordado paro petrolero