Venezuela la sucursal cubana

En un artículo publicado por el portal web de ABC España, se evidenció el mecanismo de la relación entre Cuba y Venezuela, la cual ha sido sumamente estrecha, tanto así que con el apoyo, principalmente de Nicolás Maduro, hacia los cubanos, confirma que no confía en los venezolanos. Esto se puede afirmar con la simple vista a la protección de la integridad física de Maduro, puesto que toda está resguardada por cubanos.

En los veinte años del régimen bolivariano, Cuba ha establecido una sólida red estratégica en Caracas y es evidente que hará de todo para evitar perder al país negociante, incluso luego del sucesor de Hugo Chávez.

Actualmente, se puede decir que existen entre 20.000 y 25.000 cubanos en Venezuela (civiles, tropas, oficiales de inteligencia, profesores y doctores).

Cabe acotar que, en la Conferencia de prensa del pasado viernes de la OEA, el Secretario General, Luis Almagro, aseguró que: “mientras ellos sigan aquí (haciendo referencia al país sudamericano) es impensable el retorno a la democracia del país”.

No obstante, aquellos que rodean el sistema chavista son conscientes de lo que está sucediendo con todo el aparato de seguridad, esencialmente el Sebin, que no hace más que realizar labores criminales de extorsión y tortura.

“La descomunal crisis en la que ha hundido al país el régimen ha convertido a los venezolanos en asiduos sufridores”, puntualizó el Padre Cacho, misionero en Venezuela, en una entrevista a ABC.

A pesar de todos los intentos por “cubrir” los sucesos y conflictos de la crisis venezolana, tras los sometimientos a los medios de comunicación independientes, Maduro no puede ignorar lo que su irritante período ha hecho. Inclusive, existen voces dentro del mismo régimen que afirman que el gobierno no camina nada bien, y que para poder solventarse, se necesitaría rectificar lo antes posible, acción poco probable.

Venezuela esta navegando sin un objetivo concreto junto a  su mejor aliado, la isla caribeña que comenzó con la misma crisis.

Hace 20 años, la compañía petrolera, Pdvsa, estaba entra las cinco grandes corporaciones de este producto en el mundo, pero su grandeza de producir 3 millones de barriles cayó a 600 mil, puesto que la destrucción de la misma, la ha hecho quedar como la última en la regulación  y ahora debe importar, teniendo las mayores reservas del mundo.

Maduro continúa enviando petróleo a Cuba

Maduro, actualmente, envía el petróleo a Cuba mientras los venezolanos no tienen combustible; no obstante, la empresa negó la escasez y afirmó tener reservas que alcanzan a cubrir la demanda nacional, una contradicción con el bajo de producción.

Ciertamente, esta transportación del recurso a La Habana no es tan limpio como el régimen lo quiere pintar, dado que la vía para hacer cumplir los requerimientos son vías ilegales tras las sanciones impuestas por los EE.UU y las prohibiciones ordenadas por Guaidó.

Las medidas del Departamento del Tesoro de EE.UU fueron impuestas el pasado abril contra 34 buques que operaban en la estatal Pdvsa y las corporaciones norteamericanas que tenían relaciones comerciales con ella.

Pero…¿Estás sanciones han sido acatadas? Realmente han sido burladas por el gobierno de Maduro y de Miguel Díaz-Canea, presidente de Cuba, tanto en la transportación como en la financiación de las operaciones comerciales, convirtiendo al Caribe, en un mar de peligrosa piratería.

José Ballaven, director de la Asociación Civil Gente del Mar, en una entrevista con el Clarín, aseguró que semanalmente salen de los puertos nacionales estos navíos con bandera venezolana o extranjera hacia Cuba sin tener certificación internacional de ninguna clase.

“Los buques del estado se encuentran fuera de clase, es decir, no cumplen con la regulación internacional, ni pueden anclar en ningún puerto”, señaló.

Para pasar “desapercibido”, si no utilizan nada que refleje ambos países, cambian las banderas y los nombres de los buques, como las embarcaciones Ocean Eleggance y S-Trotter sancionadas por EE.UU, ahora llamadas “Océano” y “Tropic Sea”  respectivamente.

En estos momentos operan unos 13 buques de Pdvsa que son administrados por empresas extranjeras y hay cuatro barcos que se encuentran varados en Portugal porque Pdvsa no ha pagado la factura de reparación.

“Lamentablemente, Venezuela y Cuba violan la ley, no pueden navegar a ninguna parte” y las embarcaciones no están aseguradas y si ocurre un derrame o accidente afectaría a los cruceros turísticos y las playas de las islas del Caribe que viven del Turismo”, añadió Ballaven.

Se puede decir que Maduro le está enviando “gratis” el petróleo a La Habana, como método de pagar su factura de seguridad personal y la de los médicos cubanos.

Cabe destacar que, no solo se está haciendo esta actividad de manera ilegal con Cuba, sino también con Rusia por medio de la compañía Rosnetf, el gigante de la energía con descuento en compra de Pdvsa, como parte del pago de la deuda venezolana.

Asímismo, en enero de este año el gobierno del país sudamericano ha estado en conversaciones con aliados en Moscú sobre las formas de eludir la prohibición de que los clientes le paguen a Pdvsa en dólares.

Con todo esto se puede llegar a una conclusión: Venezuela se encuentra  con un número de deudas tan gigante que puede llegar a hacer lo que sea – aún si no esta al alcance de Maduro- por salir librado y compensado.

Cuba y Rusia ven ese “trueque” en pro a sus naciones, mientras que el régimen lo ve solo como una medida de liberarse de una pago que cada día se retrasa más.(ABC)

Attachment