Socios de Pdvsa temerosos de las últimas sanciones de EE.UU

Los socios de empresas conjuntas extranjeras con Pdvsa están preocupados de que las últimas sanciones a Venezuela, emitidas por Estados Unidos (EE.UU), puedan afectar la continuidad en sus operaciones. Así lo confirmaron, este miércoles, tres fuentes de la industria.

El gabinete de Donald Trump, presidente estadounidense, bloqueó la semana pasada todos los activos del Estado venezolano en territorio de EE.UU. Asimismo, los funcionarios incrementaron las amenazas contra las compañías que firmen negocios con la nación suramericana.

Tal acción ha desarticulado temores para estas empresas de que EE.UU cumplirá con la advertencia de sancionar firmas individuales, y también de que los entes bancarios obstaculizarán las transacciones solo para evitar el riesgo de sanciones, detallaron las fuentes.

La orden ejecutiva, publicada el 5 de agosto, no sancionó explícitamente a las empresas no estadounidenses que hacen negocios con Pdvsa, incluidos los socios en operaciones de crudo como Total SA, de Francia; Equinor ASA, de Noruega; y Repsol SA, de España. Así como a clientes de Rusia y China.

No obstante, la orden amenaza con congelar los activos estadounidenses de cualquier persona o compañía que se haya descubierto que ha “asistido materialmente” al gobierno de Nicolás Maduro.

Total, Equinor y Repsol no contestaron a las solicitudes de comentarios.

Estas últimas medidas no son tan fuertes como las sanciones que Washington aplicó al sector petrolero de Irán, que prohíbe -expresamente- a las naciones extranjeras comprar crudo iraní.

De todos modos, sancionar a las empresas que hacen negocios con Pdvsa podrían enllentecer la industria petrolera de Venezuela, dijeron los analistas. Más de la mitad de la producción actual de petróleo proviene de empresas conjuntas entre Pdvsa y socios del exterior.

Una fuente de la industria confesó que los socios y clientes de Pdvsa pueden solicitar claridad al pedido del Tesoro estadounidenses. Incluso, podrían pedir exenciones explícitas para asegurar que sus actividades no entren en disputa con las regulaciones.

La fuente afirmó que las compañías estaban muy preocupadas por el posible exceso de cumplimiento por parte de los entes financieros que no están dispuestos a arriesgarse a ser sancionados. Esto oscurece su capacidad de costear proveedores y contratistas, generando que la actividad del sector petrolero de desacelere.

«Hay pánico entre las compañías petroleras acerca de cómo el gobierno de EE.UU interpretará la nueva orden ejecutiva, ya que podría conducir a sanciones secundarias, no a nivel de Irán, sino cercanas. Cada medida punitiva de los Estados Unidos genera un efecto corrosivo”, expresó una fuente.  (Agencias)