Romero Amaré: Aumento de sueldo cubre 5 % de canasta alimentaria

El economista y profesor universitario Oscar Romero Amaré se refirió en una entrevista al significado del aumento del salario mínimo para  un trabajador venezolano dentro de la realidad hiperinflacionaria nacional.

Explicó que el aumento del pasado 1°  de mayo fue de  40 mil bolívares en salario básico, más 25 mil por concepto de bono de alimentación, lo que simplemente no representa ningún beneficio práctico para el trabajador y su familia dentro de la crisis que atraviesa Venezuela.   Como explicación de su aseveración  apuntó que el problema  no era  monetario, como se pretendía decir en ocasiones, sino más neurálgico, pues es económico, ya que la raíz de todo es un problema grave en la producción.

A manera de pregunta se planteó que escenario habría podido generarse si el aumento en lugar de 65 mil bolívares, hubiera sido de 1 millón de bolívares.   Su respuesta fue lapidaria, pues dijo que simplemente habría sido un respiro, ya que en pocos días habría sido completamente absorbido por la hiperinflación, diciendo que a lo sumo habría producido un aumento de la demanda y en la capacidad de compra.   Dijo que en cambio cada aumento lo que hace es multiplicar “n” cantidad de veces las cifras de inflación, siendo inmediatamente devorado y arropado largamente por esta.

Aumento cubre 5 % de la canasta alimentaria

Para graficar  el asunto se refirió en concreto a la cesta alimentaria, lo mínimo según los estándares mundiales básicos para la alimentación de una familia de 4 personas, que en el país solamente es calculada por el Cendas ya que el BCV hace años dejó de dar cifras.   La canasta – sólo en lo referente a la comida- para el último día de marzo era de 1 millón 272 mil bolívares,  calculando eso en dólares a 6 mil – dólar negro- significando unos 212 dólares para la primera semana de mayo, la canasta básica familiar,  que incluye  además transporte, higiene, alquiler y otros llega a  415 dólares al mismo cambio.   Ahora bien si se toma en cuenta el salario decretado del 1° de mayo, cada trabajador  gana 10,8 dólares, lo que equivale a un 5 % de la canasta alimentaria; con esto queda explicado  que si el aumento hubiera sido de un millón de bolívares, ni siquiera habría alcanzado para cubrir la canasta alimentaria de una familia.

El diferencial según Romero, es bárbaro, simplemente no se ubica en un punto de equilibrio, porque el problema base es la producción, que no alcanza ni de lejos a cubrir lo que se come en Venezuela, siendo una crisis agravada en el tiempo que tiende a ponerse peor, por la destrucción consecutiva del sector agroalimentario que no alcanza al 20 % del consumo nacional dependiendo entonces de la importación para poder mantenernos, para lo que hay problemas por la carencia que tiene el gobierno de divisas, agudizada por las sanciones económicas, la vulneración grave del aparato económico nacional y la falta de claridad y secretismo en el manejo de los escasos recursos del gobierno.

Salario mínimo debería ser de más de 200 dólares

Romero Amaré destacó que la realidad del país es dramática, y requiere una política basada en la importación para poder mantener la alimentación de nuestro pueblo mientras se recupera  en parte la capacidad productiva de la nación en un lapso de tiempo.   Para esto sostiene además debería ajustarse en términos reales el salario del trabajador venezolano, que desde su criterio no debería en ninguna circunstancia estar por debajo de los 212 dólares que es lo que cuesta la canasta alimentaria.

Esto genera la pregunta de cómo se genera el volumen de dólares para poder cubrir ese salario; asumiendo la realidad de que la economía nacional está dolarizada hasta tal punto que ahora es una concesión que te acepten pago en bolívares por compras importantes, eso sí al cambio del día.

El economista destacó además que el 80 % de la nómina del país pertenece al gobierno nacional, lo que significa que s un decreto para ellos, pues muchas de las empresas privadas hace rato que pasaron más allá del salario mínimo para  garantizar que sus trabajadores puedan mantenerse.

Ante la crisis finalizó, todo en el país pasa por un obligatorio cambio  político, pues la crisis económica es una respuesta directa de la crisis política que se desató en Venezuela con l a llegada hace 20 años del chavismo y su modelo  anacrónico, que ha significado la destrucción del aparato productivo nacional y la calidad de vida de todos los venezolanos.  (Redacción Correo Financiero)

 

Attachment