¿Qué revelan las cifras del BCV?

En Venezuela no hace falta ser especialista en macroeconomía para saber las dimensiones de la crisis económica que atraviesa la nación suramericana. Pese a que el régimen que usurpa el poder en Miraflores anuncia -con menos bombos y platillos que en otras ocasiones- un nuevo aumento de sueldo, la realidad es que el poder adquisitivo de los $15 que representan el salario apenas alcanzan para comprar un cartón de huevos, un pedazo de queso y menos de un kilo de proteína, según reseña la prensa internacional.

En medio de esta compleja situación, el Banco Central de Venezuela, entidad afín a Nicolás Maduro, revela -con el menor ruido posible y a última hora del pasado viernes  las cifras de inflación que incluso superan los -ya escandalosos- datos revelados mensualmente por la Asamblea Nacional.

¿Pero que revelan realmente los indicadores de la principal entidad del país?

Inmediatamente de la publicación del banco apéndice de Miraflores, expertos en materia económica han salido al paso, llamando al pan, pan; y al vino, vino.

El economista, Luis Oliveros, entre otras cosas, asomó que estos indicadores comprueban que el país suma 23 meses en hiperinflación y una inflación acumulada desde la llegada de Nicolás Maduro a Miraflores de más de un billón y medio por ciento.

Por su parte, el experto en la materia, Jesús Casique, desglosó la información del ente oficialista en: 23 meses de hiperinflación, 23 trimestres de depresión económica, pérdida del poder adquisitivo, producción petrolera en caída libre y expropiación de empresas; endosando todo esto al modelo “primitivo” que representa el socialismo del Siglo XXI.

Entretanto, Henkel García, director de la firma econométrica, sentenció que los números rojos del BCV son el reconocimiento de que la economía nacional cayó 26% en el primer trimestre de 2019. “Destruyeron la economía, destruyeron la moneda, destruyeron las familias”, escribió el experto financiero en su cuenta oficial de Twitter. (Venepress)