Presentados proyectos para Guayana en Camcaroní

Este viernes, las instalaciones de la Cámara de Comercio de Caroní en Chilemex se vistieron de gala para recibir a su expresidente y expresidente de Fedecámaras francisco Natera, quien entregó a la biblioteca “Tirso Lucena” de la organización un lote de proyectos productivos para impulsar el desarrollo de Guayana y Venezuela.

Francisco Natera comenzó su intervención ante los expresidente, directivos y miembros de Camcaroní, señalando que la intención de presentar y exponer un lote de proyectos de desarrollo ante la institución partía de dos elementos fundamentales, la fé y la esperanza en el futuro del país, precisamente en este momento que parece vivir una de sus horas más oscuras.

Francisco Natera entreegando los proyectos al presidente de Camcaroní Luis Arturo Núñez

Enfatizó que  los proyectos a presentar ayudarían  a recuperar las empresas  básicas de Guayana, otrora pujantes que llegaron a producir anualmente 3 millones de toneladas líquidas de acero, 600 mil toneladas de aluminio primario, 26 millones de toneladas de hierro y se generaban  20 mil kilovatios, lo que hicieron de la zona uno de los mayores polos productivos del país, y la única alternativa no petrolera industrial de Venezuela, que durante años aportó importantes recursos a las arcas del Estado y ofreció vida de buena calidad a miles de trabajadores y sus familias.

Resaltó que todos eran proyectos de hace un tiempo, algunos elaborados por él mismo y sus equipos y otros por diversos profesionales y organizaciones, que de haberse cristalizado en su momento, habrían convertido en la actualidad a Guayana en una de las regiones más productivas del planeta.   Salvando la ceguera y falta de acción de los gobiernos de esta y otras épocas, considera sin embargo, que siendo proyectos elaborados por profesionales de alto calibre, con completos estudios y planos, pueden fácilmente ser la base de nuevas iniciativas para el desarrollo en la región.

El Fórum de Guayana

El primero de los presentados fue la iniciativa del Fórum de Guayana, elaborado en el año 2000 por el grupo Numén, encabezado por el Ing.  Ely Mendoza, que comprendía un multicentro cultural, comercial y un parque industrial, ubicado en los terrenos abruptos que se extienden del parque de La Navidad hacia la redoma de Chilemex.

El plan comprendía un hotel ejecutivo, un centro de negocios y un centro cultural destinado a convertirse en el espacio para el intercambio y cultura que Guayana todavía sigue esperando.  La visión del proyecto le hacía además una institución sostenible y generadora de intercambios, riqueza y valor a la ciudad.

Asistentes a la presentación de los proyectos

Aeropuerto internacional entre Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar

El siguiente plan presentado fue de mayor magnitud aún, desarrollado por su empresa Codelca y otros consorcios, se trató del proyecto integral múltiple del Aeropuerto Internacional de Guayana, a ubicarlo en los terrenos entre Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar, en la zona de San Jacinto, entre el curso del río Orinoco y la autopista.

Dicho plan no sólo comprendía un gran aeropuerto para sustituir los de las dos urbes mencionadas y con capacidad y facilidades para recibir vuelos internacionales.   Pero la cosa no paraba allí, pues el plan incluía una zona comercial amplia, una zona industrial en los alrededores, un puerto fluvial en una bahía cercana del Orinoco, junto al cual además se planeaba construir un taller de reparación de gabarras.

En la zona se planificó igualmente una planta de mezcla de fertilizantes dentro de la llamada ciudad agroalimentaria que comprendía varias instalaciones destinados al sector agropecuario y un gran mercado de mayoristas.

Incluso tenía en sus predios un plano para la construcción del jardín botánico de Guayana, comercios múltiples y hasta diversos desarrollos habitacionales, dado el inmenso espacio geográfico sobre el que se asienta el proyecto.

Proyecto de salida al mar Puerto Atlántico

Bolsa de diamantes y desarrollo de orfebrería en Bolívar

Derivado del aeropuerto internacional, vendría el cierre del aeropuerto de Ciudad Bolívar, que se destinaría dentro del siguiente proyecto presentado para construir en sus instalaciones la bolsa de diamantes de Guayana, que no existe, además en el área se establecerían talleres de tallado de piedras, escuelas de orfebres, talleres de artesanos diversos dada la vocación de la capital del estado en esas labores, espacios para el comercio y laboratorios, almacenes y centros para la investigación y desarrollo de la minería en el estado.

Proyecto de minería y desarrollo sostenible para Tumeremo y el sur

Luego de conocer ese megraproyecto, Francisco Natera sorprendió a la concurrencia presentando uno más ambicioso aún, un plan integral de desarrollo minero y agroproductivo con asiento principal en el sur del estado Bolívar, en las poblaciones de Tumeremo, el Callao, Guasipatí y con influencia en toda la región.

Este proyecto establecía un plan de explotación ordenado, racional y controlado de la riqueza aurífera y diamantífera para el sur de nuestro estado, enfatizando que es muy diferente a la explotación descontrolada y delictiva que se lleva a cabo en la actualidad, causando graves daños a la ecología de la zona y rindiendo escaso beneficio al país.

Además de las diversas instalaciones mineras el plan comprendía un proyecto agropecuario completo, aprovechando la vocación ganadera y agrícola de la zona agregaba una estación cuarentenaria para importar ganado de Brasil, una central azucarera y todo un desarrollo de siembra de caña de azúcar en la zona del Cuyuní.   La construcción de talleres de maquinaria para el agro y la cría, una planta de alimentos concentrados, un centro de investigación y recría de ganado, una planta de semillas de pasto, otra de alimentos concentrados, un matadero industrial con un centro de procesamiento cárnico para elaborar productos derivados de más valor, módulos  de maquinaria pesada, talleres y muchos elementos más que podrían generar hasta 24 mil empleos.

Proyecto Ciudad Caura para el Oeste

A continuación Natera presentó el proyecto Ciudad Caura, destinado al oeste del estado Bolívar, a ubicarse en el amplio espacio existente entre Cabruta y Caicara del Orinoco – en lo que viene a ser el centro geográfico del país – por donde  pasa el  sistema de conducción de electricidad hacía el centro del país, que fue desarrollado conjuntamente por una confluencia de empresas binacionales del proyecto Brasil-Venezuela.

El mismo comprendía sub.proyectos como el  segundo y tercer puente sobre el Orinoco una proyecto de una gran planta productora de alúmina en la zona que tendría salida directa al mar con un plan ferroviario hasta Puerto Cabello, la creación de zonas industriales y comerciales y una ciudad de grandes proporciones, que serviría de base para el desarrollo hidroerlectrico de los ríos Caura y Paragua que eran los otros proyectos anexos a esta iniciativa, que se enlazaría además a otros planes regionales.

Proyecto Ciudad Caura

Puerto Atlántico  la salida al mar de Guayana

Finalmente cerró su exposición presentando el proyecto puerto Atlántico, elaborado por la Fundación Atlántico, que establecía un puerto de aguas profundas en el sector conocido como Punta Yatica en la desembocadura del río Orinoco, hasta el cual se planificaba construir una vía férrea para llegar al atracadero para barcos de hasta 120 mil toneladas, completamente diversificado, pues comprendía un puerto minero, otro para productos agropecuarios, uno comercial y turístico, hoteles y un completo desarrollo destinado además a dar salida a los productos del norte del Brasil.

Legado a las nuevas generaciones

Todos los proyectos implican enormes  posibilidades de desarrollo para la región Guayana, pero además serían verdaderos polos generadores de prosperidad para toda Venezuela.

Por ello Francisco Natera recalcó la intención de entregar esos proyectos a la nueva directiva de Camcaroní, encabezada por Luis Arturo Núñez para que traten de promoverlos como una alternativa de desarrollo a futuro, como una vía para la prosperidad de la región y el país, y como el legado que les dejan las generaciones de presidentes de la Cámara que les precedieron. (Redacción Correo Financiero)

 

 

Attachment