Concentración en Guayaquil rechazó protestas violentas de Ecuador

Una multitudinaria concentración se realizó este miércoles en la portuaria Guayaquil, la segunda ciudad de Ecuador, contra las protestas que acosan a Lenín Moreno tras el ajuste económico que adoptó su gobierno y disparó el precio de los combustibles.

«¡La democracia no caerá en las calles de Guayaquil!», clamó la alcaldesa de derecha Cynthia Viteri ante los manifestantes que se reunieron en la avenida 9 de Octubre, reseña AFP.

Guayaquil le dio así un respiro al gobierno en el marco de la gran movilización del miércoles encabezada por los indígenas en Quito, en rechazo a las reformas que concertó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir millonarios préstamos.

Moreno está instalado en esa ciudad desde el pasado lunes, cuando decidió trasladar la sede de gobierno ante el acoso de las manifestaciones, que en ocho días dejan un muerto y centenas de heridos y detenidos.

La concentración fue convocada en defensa de la paz. La mayoría de los asistentes llegaron vestidos de blanco al acto, que coincidió con la fiesta cívica de Guayaquil.

Y aunque autoridades y dirigentes evitaron endosar un apoyo directo al presidente, entre los manifestantes el mensaje fue claro: «Las medidas son duras, pero esto le debía haber correspondido al (pasado) gobierno de Rafael Correa, que no lo hizo. Y ahora tenemos que dejar que el presidente siga», dijo Geovanni Molina, un jubilado de 68 años.

También Patricia Castillo, una comerciante 60 años, defendió los ajustes con los que Moreno – según justifica su gobierno – pretende corregir el rumbo económico tras años de «derroche, corrupción y endeudamiento».

«Hay mucha especulación, entonces la gente aprovecha para subir los precios y todo lo demás, pero por años no se subió el valor de la gasolina y necesitamos que la economía de nuestro país siga adelante», expresó.

Moreno contrajo en marzo créditos por 4.209 millones de dólares con el FMI ante el elevado déficit y endeudamiento público, y la falta de la liquidez de una economía dolarizada. A cambio, lleva adelante reformas tributarias y laborales. El 2 de octubre anunció el fin del subsidio a los combustibles, con lo que los precios subieron en hasta 123%.

Crisis en agenda de encuentro  Perú – Chile

En el encuentro que sostendrán el jueves en Perú el presidente, Martín Vizcarra, y su homólogo chileno, Sebastián Piñera, abordarán la crisis de Ecuador, informó el miércoles el canciller peruano, Gustavo Meza-Cuadra.

«No descarto que los presidentes pueden ver la crisis de Ecuador», durante la reunión los días 9 y 10 de octubre en la ciudad peruana de Paracas (sur), dijo el canciller en una reunión con la prensa extranjera.

Meza-Cuadra informó que el martes el presidente Vizcarra llamó telefónicamente a su homólogo de Ecuador, Lenin Moreno, «para expresarle toda su solidaridad y respaldo a las medidas que tome en el marco de la constitución».

Perú junto con Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala y Paraguay otorgaron el martes su «firme respaldo» al presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y expresaron su rechazo a «toda acción» por parte del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y sus aliados para «desestabilizar» a Ecuador, que vive fuertes protestas por alzas del precio al combustible.

El Encuentro Presidencial y III Gabinete, que reunirá a Vizcarra y Piñera, es el más alto mecanismo político y diplomático de los dos países. El primero se realizó en el 2017.

El jefe de la diplomacia peruana informó que la declaración conjunta que firmarán los presidentes se centrará en asuntos sociales, culturales, de seguridad y defensa, así como de comercio exterior, inversión, turismo, cooperación, y medio ambiente, desarrollo e integración fronteriza.(AFP)

Moreno confía en el diálogo

Lenín Moreno, abrió el miércoles la expectativa de una pronta solución a la crisis en Ecuador tras una gran movilización de indígenas en contra del alza de precios de combustibles.

«Sin duda alguna, esto se va a solucionar muy pronto», dijo el mandatario en un video retransmitido por un canal estatal de televisión luego de una gran movilización de aborígenes.

Ante fuertes disturbios en la capital, que se iniciaran hace ocho días, el mandatario trasladó la sede de su gobierno de Quito al puerto de Guayaquil (suroeste), donde despacha desde el lunes.

«He venido a la ciudad de Quito con el fin de extender mi mano y poderles manifestar que ya tenemos primeros buenos resultados con respecto al diálogo», manifestó.

Una fuente de la secretaría de Comunicación indicó a la AFP que el jefe de Estado regresó a Guayaquil.

«Estamos obteniendo los mejores resultados del diálogo con los hermanos indígenas», agregó Moreno sobre los contactos que se desarrollan con la mediación de las Naciones Unidas y la Iglesia católica.

La marcha de campesinos e indígenas, en protesta por el alza de hasta 123% de cotizaciones de combustibles a consecuencia de la eliminación de subsidios, resultó menos tensa de lo esperado. Sin embargo, grupos de estudiantes y trabajadores se enfrentaron a piedra con la policía, que empleó gas lacrimógeno para dispersarlos.

Moreno agradeció a los indígenas por haber llevado «esta marcha en paz».

No obstante lo dicho por el presidente, el líder indígena Salvador Quishpe dijo a la AFP que «la movilización está en marcha, no ha terminado».

Los indígenas exigen como condición que el gobierno desista de desmontar los subsidios.(AFP)