Chevron, con un pie fuera y otro dentro de Venezuela

Comienza septiembre, mes en el que se pone en funcionamiento el cronómetro a la renovación de la licencia especial de la petrolera norteamericana en Venezuela, Chevron.

Chevron Corp. parece estar preparándose ante su posible salida de Venezuela en caso de que Estados Unidos se niegue a extender una exención que le permita continuar operando en el país caribeño.

Sin embargo, la compañía espera que su licencia para operar se renueve en octubre, asegurando que cumplen con las leyes y regulaciones aplicables.

«Chevron no se está preparando para salir de Venezuela. Nuestros acuerdos de servicio técnico se revisan y cambian regularmente para las circunstancias comerciales y para cumplir con todas las leyes y regulaciones aplicables”, dijo Ray Fohr, portavoz de la compañía.

Pero solo las acciones de la Casa Blanca y del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pueden cambiar el curso de estos hechos.

Recordemos que estas disposiciones se producen a medida que Estados Unidos endurece sus sanciones contra Venezuela en su intento de derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. Por tal motivo, prohibió a empresas estadounidenses hacer negocios con el gobierno de Maduro por lo que Chevron es la última compañía estadounidense que produce petróleo en el país y enfrenta el vencimiento de su licencia para el próximo 25 de octubre de este año.

Además de ser una de las empresas con mayor inversión en el país con al menos cuatro fajas, ubicadas en el Orinoco, el Zulia y Falcón.

Se estima que cuenta con una inversión de alrededor de 2.7 mil millones de dólares en el país.

¿Pero, cuáles serían las consecuencias de no serle renovada la licencia a Chevron?

Si el gobierno de Donald Trump se niega de extender la exención de Chevron, la decisión no solo pondría fin a 100 años de historia como el mayor petrolero en el país desde la década de 1920, sino que dejaría sin empleo a 330 empleados directos en Venezuela.

“Nuestro enfoque es mantener la seguridad de las operaciones y apoyar a las más de 8.000 personas que trabajan con nosotros, así como a sus familias”, dijo Ray Fohr.

A parte, de la caída de producción que de acuerdo al experto en petróleo, Rafael Quiroz, significaría la disminución de divisas de exportación para Venezuela por lo que el gobierno de Maduro dispondría de menos divisas y menos capacidad de importación, pese a que la petrolera estatal Petróleos de Venezuela trabaja en desacelerar la caída.

“Vamos a tener menos dólares para comprar alimentos y medicinas. El petróleo es el principal motor y articulador del gobierno de Venezuela”, advirtió Quiroz.

Quiroz, además aseguró que la maquinaría se verá afectada en un plano secundario, debido a que la gran mayoría de esta es norteamericana.

Sin embargo, Quiroz, advirtió que Trump podría extender la exención a seis meses, dividiendolo en un primer plazo de tres meses y posteriormente en otro de unos tres meses más.

Sin embargo, el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, para mediados de julio aseguró que de no ser renovada la licencia buscaría proteger los activos de Chevron Corp en el país, pero advirtió que esto podría «permitir al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro tomar el control o expropiar los activos de la compañía».

Por otro lado, otras empresas de servicios petroleros como Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes y Weatherford International, también tendrían que salir de Venezuela después del 21 de octubre, cuando vence la extensión de su licencia por 90 días. (Venepress)

Attachment