Bolivia: Restauración de la democracia, no golpe de Estado

“Lo que sucedió en Bolivia es una restauración de la democracia, no un golpe de Estado”, sentenció el exministro boliviano, Carlos Sánchez, en exclusiva para Venepress, acerca de la renuncia de Evo Morales tras 19 días de paro cívico a causa de las denuncias de fraude en las recientes elecciones presidenciales.

Morales anunció la deposición de su cargo este domingo a través de un video en el que denunciaba un supuesto golpe de Estado. Ante el anuncio, los ciudadanos salieron a las calles en celebración y en rechazo de la medida tomada por el expresidente. Durante las manifestaciones se registró el incendio de la casa de Morales en Cochabamba.

Castigo a la resistencia civil

“Evo Morales antes de dejar el poder ha cometido diez asesinatos, ha dejado decenas de heridos en Bolivia. Anoche mismo, después de renunciar, ha promovido actos vandálicos en diferentes ciudades como una especie de castigo a la triunfante resistencia civil”, Carlos Sánchez.

Durante la emisión del programa, En La Mañana, Sánchez enfatizó que el incendio de la vivienda del expresidente fue generado por él mismo para luego culpar a la oposición de “violenta”.

“ (Morales) Tiene la capacidad de seguir incendiando el país y eso va a hacer”, Carlos Sánchez.

¿Qué viene después?

Luego de la renuncia de Morales, se espera que este lunes sea elegido, desde el Congreso, el representante del gobierno de transición que lleve a la nación a unas elecciones “libres”, aunque Sánchez sentenció “Bolivia tiene un conjunto de leyes infames que son producto del castro-chavismo”.

A su criterio, en Bolivia se producía una usurpación del cargo presidencial, pues Morales llegó al poder con un período de 5 años sin derecho a reelección y logró mantenerse 14 años como Presidente.

“El castro-chavismo tiene que perder el poder, hay que poner en marcha el aparato de justicia”, expresó el exministro en referencia a los procesos judiciales necesarios en contra de los funcionarios del gobierno de Morales para restablecer el Estado de Derecho en Bolivia.  (Venepress)