El Barcelona derrota al Atlético y toma ventaja en la eliminatoria

Los goles de Suárez y Messi aúpan a los azulgrana aunque el tanto de Griezmann da vida a los rojiblancos

El Barcelona derrotó al Atlético en el Vicente Calderón (1-2) y toma ventaja en las semifinales de la Copa, que se resolverán la próxima semana en el Camp Nou. Luis Suárez y Messi, ambos en la primera parte, adelantaron a los azulgrana y Griezmann recortó distancias tras el descanso. Los rojiblancos tuvieron arrinconado a su rival, aunque no lograron neutralizar el marcador y deberán buscar la remontada para alcanzar la final del próximo 27 de mayo.

Se adelantó a los diez minutos el Barcelona gracias a una gran jugada individual de Luis Suárez que se inició con un robo de Mascherano sobre Griezmann. El uruguayo se deshizo con un toque de puntera de Savic y ganó en velocidad a su compatriota Godín antes de enviar la pelota al palo contrario de Moyá con un sutil disparo de puntera. El tanto contrarió al Atlético, que trató de levantarse a fuerza de balones en largo que no lograron encontrar a Carrasco, su otra referencia en ataque. A pesar de que el Barcelona no elaboraba con la precisión deseada, su voracidad en ataque y la siempre peligrosa presencia de Messi bastaron para asestar el segundo mazazo para los rojiblancos. El argentino se sacó de la manga un zapatazo desde fuera del área ante el que nada pudo hacer Moyá.

Pero el partido, lejos de pasar a ser un monólogo azulgrana cambió de tercio tras el descanso. El Atlético no bajó los brazos y a fuerza de empujar y adelantar la presión logró acogotar al Barcelona. Lo hizo gracias a un gran tanto de Griezmann, que aprovechó una dejada de Godín en un saque de falta lanzado por Gabi para recortar distancias en el marcador. El Barcelona acusó el golpe y estuvo a merced de los rojiblancos, que, sin embargo, no consiguieron superar a Cillessen. Y eso que Griezmann, tras una bonita combinación con Filipe Luis, se plantó ante el meta holandés pero estrelló su disparo con la izquierda en el cuerpo de su rival.

Una vez contenido el agobio, el Barcelona se agarró de nuevo a las botas de Messi para amilanar al Atlético. El argentino envió un lanzamiento de falta junto al larguero de Moyá, que reaccionó con habilidad para evitar el tercer gol azulgrana. A partir de ese momento la secuencia de llegadas de un área a otra fue continua. Fernando Torres, que saltó al campo en la segunda mitad remató de espuela con gran elasticidad pero la pelota se escapó desviada. Tuvo otra oportunidad el delantero español con un disparo raso desde dentro del área que tampoco encontró portería. Mismo destino tuvo un zurdazo de Griezmann en los últimos instantes del partido.