Ansu Fati y la cruda realidad que deberá afrontar pronto con el Barcelona

Ansu Fati tiene 16 años de edad y, en tan solo tres apariciones, hizo que se olvidara el debate de Neymar. Como un as de la manga lo sacó Valverde de la galera cuando Messi, Suárez y Dembélé no podían ser de la partida. Además, puso al Camp Nou a aplaudirle. Sin embargo, pronto tendrá que enfrentar una realidad.

Nadie lo tenía en las quinielas y nadie esperaba semejantes actuaciones del “pequeñín”, pero todo aquel fenómeno despertó una nueva discusión y, como si fuera poco, una nueva muestra de fuego con la que el DT culé deberá cargar.

En otro contexto, lo hecho por Fati, hubiera significado de ahora en adelante la consolidación de lo que puede ser una estrella, pero en el Barcelona la situación es otra.

Con el regreso de Messi, Suárez y próximamente Dembélé, los espacios para el juvenil serán muy difíciles, debido que antes de toda esta vorágine, ellos eran la vanguardia con la que el estremeño iba a ser frente a la temporada.

De manera que, la situación abre tres posibles alternativas que la dirección azulgrana tiene que analizar lo más pronto posibles para no revertir la evolución de una de sus promesas.

Volver al juvenil A

Ni el mismo Valverde esperaba que Fati fuera la solución a sus problemas cuando le trajo a un entrenamiento del primer equipo aquel 21 de agosto. Faltaban delanteros y le dio la oportunidad.

Más que un hallazgo, fue el momento de crisis por las lesiones y la necesidad de contar con delanteros lo que motivó al entrenador a sacarle del juvenil A, filial del equipo.

La primera opción natural que se abre, es que Fati vuelva a la plantilla dirigida por Victor Valdez y continúe su proceso evolutivo. Apenas tiene 16 años de edad y la realidad es que espabiló y de pronto se vio entrenando con Piqué, Busquets y compañía.

Los riesgos de esta decisión parten de que un jugador de tan corta edad probablemente no esté lo suficientemente asentado en lo maduro, por lo que volver a entrenar en campos más pequeños contra rivales de menos valía sería un golpe a la moral.

Tomando en cuenta que poco a poco se está adecuando a una nueva dinámica, entendida en compartir con jugadores experimentados y jugar contra equipos muy competitivos.

Pasar al Barcelona B

La otra opción muy factible en el alto mando culé es subir de categoría al joven, para que esté más cerca del primer equipo sin forma parte regularmente de él.

Además, esta no sería para nada descabellada, tomando en cuenta que en el mismo equipo se encuentran jugadores como Riqui Puig, quien también ha jugado con la primera unidad y ha mostrado grandes destellos de su talento.

Al mismo tiempo, están otros nombres como Abel Ruíz, llamado a ser parte en poco tiempo del primer fuerte azulgrana.

No obstante, es importante destacar que de esta filial subieron recientemente futbolistas como Aleña, así que por antecedentes no debería preocuparse.

Permanecer con el primer equipo

Finalmente, otras de las sugerencias que seguramente estará en la mesa de la dirección técnica es mantener a Fati en el primer equipo con un carácter de revulsivo y ocupando el quinto puesto en la delantera.

Esto último porque, en teoría, Messi, Suárez y Griezmann serán los escogidos para ese tridente en el 4-3-3, mientras que Ousmane Dembélé figura como el hombre que esté para rotar con los ya antes mencionados.

Por lo que, el juvenil tendría que asumir su nuevo rol, aprovechar el rodaje con semejantes estrellas y disfrutar de los minutos que le brinde Valverde en determinado momento.(Agencias)