El General en su laberinto Raúl Alegrett

EL GENERAL EN SU LABERINTO :

Ante el lacerante malestar que agobia a la población y el general rechazo al régimen de Maduro, parece no haber dudas de que el único real y efectivo sostén del mismo corresponde a las Fuerzas Armadas. Cabe entonces preguntarse ¿por qué? Aún cuando es probable que, por diferentes razones, la proporción de oficiales y de efectivos inconforme con el régimen sea inferior a la de la población en su conjunto, es de suponer que existe y es significativa. Debe haber además un sector importante y creciente de descontentos y en situación de incertidumbre. Esto hace que la unidad de las fuerzas en torno al régimen tienda a ser siempre más frágil. Aquí es donde juega un rol determinante el general Padrino, ministro de la defensa. Si a algo le teme la oficialidad es a un enfrentamiento entre sectores o grupos de las mismas fuerzas. Por lo mismo trata de referenciarse a un liderazgo que contribuya a mantener su unidad. Por su posición, condiciones personales y antigüedad, Padrino es el único oficial de alto rango que reúne aceptación general. Existen facciones oficialistas con aspiraciones, pero su liderazgo es débil y controvertido; mientras que abundan los mecanismos de control, delación y castigo para disuadir a las individualidades y seguidores que pudiesen adversar al régimen. La pregunta que surge entonces es ¿por qué el general Vladimir Padrino ha asumido el rol de ser la piedra angular de sustentación del régimen madurista? En sus discursos y arengas el general Padrino, suele fundamentar su actuación en la defensa de la Constitución y de los poderes legalmente constituidos, en la preservación del socialismo y, no podía faltar, en la soberanía nacional, el patriotismo y el antiimperialismo. Cabe entonces preguntarse:

⁃ ¿Es posible que Padrino no esté consciente de las repetidas e innumerable violaciones a la constitución en que ha incurrido y continúa incurriendo el régimen?

⁃ ¿Es posible que Padrino desconozca las constantes violaciones del régimen a los derechos humanos evidenciadas diariamente y que han sido ampliamente denunciadas por la Comisión de Naciones Unidas para la defensa de los DDHH?

⁃ ¿Es posible que Padrino desconozca el ventajismo y las múltiples irregularidades y arbitrariedades cometidos por el régimen en la elección de autoridades y representantes y en la designación de integrantes de los poderes públicos?

⁃ ¿Es posible que Padrino ignore la gravísima condición humanitaria que sufre la población venezolana, así como la apropiación ilícita de miles de millones de dólares por funcionarios del régimen y sus allegados, y la vinculación al narcotráfico y otras asociaciones delictivas?

⁃ ¿Es posible que Padrino no tenga un juicio crítico respecto a un supuesto socialismo que ha conducido al país a una situación de la más extrema miseria, no sólo material, sino que también institucional, cultural y espiritual?

⁃ ¿Es posible que Padrino desconozca que en la población venezolana Maduro tiene más de un 80% de rechazo y que menos de un 12% de los venezolanos estaría efectivamente comprometido con su permanencia en el poder?

⁃ ¿Es posible que Padrino ignore la cada día mayor pérdida de gobernabilidad con perjuicio de La Paz y la seguridad de los ciudadanos, así como el continuo deterioro de la imagen y respetabilidad de la institución armada?

⁃ ¿Es posible que Padrino ignore el descuido y mal manejo del régimen en relación al problema Esequibo, así como la subordinación de los intereses de Venezuela a otros países dentro y fuera de nuestra región? Podría ampliarse el listado anterior con otras interrogantes, pero no se añadiría mucho más al planteamiento. No, no es posible que Padrino no esté consciente y que no haya reflexionado sobre las interrogantes planteadas.

¿Cómo puede entonces afirmar que defiende la Constitución, que los poderes en que pretende sustentarse el régimen son legítimos, que apoya la lucha por el bienestar del pueblo, que protege la independencia y la soberanía de la nación?

¿Puede Padrino tranquilizar su conciencia y mantener su imagen, afirmando que su conducta está apegada a dictámenes del Tribunal Supremo de Justicia, ignorando la manera fraudulenta de su designación y la carencia de idoneidad de gran parte de sus integrantes?

Podría ampliarse el listado anterior con otras interrogantes, pero no se añadiría mucho más al planteamiento.

No, no es posible que Padrino no esté consciente y que no haya reflexionado sobre las interrogantes planteadas. ¿Cómo puede entonces afirmar que defiende la Constitución, que los poderes en que pretende sustentarse el régimen son legítimos, que apoya la lucha por el bienestar del pueblo, que protege la independencia y la soberanía de la nación? ¿Puede Padrino tranquilizar su conciencia y mantener su imagen, afirmando que su conducta está apegada a dictámenes del Tribunal Supremo de Justicia, ignorando la manera fraudulenta de su designación y la carencia de idoneidad de gran parte de sus integrantes?